Inspecciones técnicas en instalaciones fotovoltaicas

Gracias a nuestros drones con cámaras termográficas, de una sola pasada de la aeronave podemos dar solución a los problemas de pérdida de energía de los paneles fotovoltaicos, pudiendo dar a conocer la avería de la célula fotovoltaica y así el cliente puede solucionar un problema que conllevaría en un futuro un gasto mayor.

Una cámara termográfica es un dispositivo para medir la temperatura sin necesidad de contacto. Las cámaras termográficas detectan la energía infrarroja emitida, transmitida o reflejada por todos los materiales a temperaturas superiores al cero absoluto (0° Kelvin) y convierten el factor de energía en una lectura de temperatura o termograma. Un termograma es la imagen térmica del objeto que está emitiendo, transmitiendo o reflejando la energía infrarroja, mostrada por la cámara.

Esto es fundamental, no tanto a la hora de detectar cambios de temperatura en una superficie, sino, cuando además de detectar el cambio, es necesario clasificarlo de acuerdo con el rango de temperaturas medidas. En casos como el diagnóstico de paneles fotovoltaicos, es fundamental disponer de la versión termográfica del sensor.

Las ventajas son múltiples, ya que con un único vuelo de dron conseguimos:

  • Comprobación en pantalla a tiempo real mientras volamos.
  • Disminución de los recursos humanos
  • Disminución de los costes de realización.
  • Disminución de tiempos de realización.

Mediante la grabación obtenida con la cámara térmica de nuestro dron obtenemos:

  • Localización de fallos en los módulos de los paneles solares.
  • Toma instantánea de temperatura de cualquier módulo.
  • Optimizamos los recursos de la planta solar inspeccionada.